Blog

R61 Hiperhidrosis

Ya aparezca de forma ocasional o se trate de un trastorno permanente como la hiperhidrosis, la sudoración excesiva puede convertirse en un verdadero problema para quien la sufre. Conocer la causa detrás del sudor puede ayudarnos a encontrar la solución más efectiva para deshacernos de él. 

1) Calor y cambios bruscos de temperatura. El sudor es el mecanismo de nuestro organismo para regular la temperatura corporal; por ello, ante un aumento del calor ambiental, se desencadena la producción de sudor. Durante los meses de verano, este decálogo contra el sudor te ayudará a combatirlo. En invierno, es importante prestar atención a las calefacciones y evitar el exceso de abrigo.

2) Una mala elección de ropa puede hacernos sudar. Es preferible optar por fibras naturales y ropa poco ceñida al cuerpo.

3) La alimentación también juega un papel en la sudoración. Las comidas copiosas y picantes pueden provocar exceso de sudoración, al igual que los excitantes como la cafeína o el alcohol. Para quienes sufren de hiperhidrosis gustativa o síndrome de Frey, el mero acto de comer desencandena el sudor, pero se trata de un problema muy poco común.

4) Deshidratación: paradójicamente, cuando nuestro cuerpo no tiene agua suficiente tiende a sudar más y no menos, agravando el problema inicial. Ello se debe a que la deshidratación aumenta la temperatura corporal. Evitaremos esta situacion con un consumo adecuado de líquidos.

5) El sobrepeso y la obesidad también son desencadenantes del exceso de sudoración: entre los beneficios de alcanzar el peso ideal está el de reducir la producción de sudor.

6) Los factores emocionales, particularmente ansiedad y estrés, juegan un papel muy importante. Cuando vivimos una situación estresante, nuestro sistema nervioso parasimpático activa la sudoración como respuesta. Para algunas personas, esta reacción puede llegar a convertirse en un círculo vicioso donde el propio miedo a sudar es el que desencadena la sudoración. Las técnicas de relajación pueden ser una gran ayuda a la hora de aprender a manejar nuestras emociones sin sudar.

7) Los genes determinan hasta cierto punto nuestra tendencia a sudar en exceso, ya que el 40% de los afectados de hiperhidrosis primaria tienen otro miembro en la familia con el mismo trastorno. En la actualidad se están llevando a cabo varias investigaciones sobre el tema con el objetivo de encontrar una cura para la hiperhidrosis. Mientras tanto, existe una amplia variedad de tratamientos que pueden ayudar a controlar el problema, comenzando por los antitranspirantes a base de cloruro de aluminio.

8) Cuando el exceso de sudor aparece en una persona adulta que no había experimentado antes este tipo de problemas y no tiene una causa identificable, podemos estar ante un caso de hiperhidrosis secundaria u originada por otro trastorno. Detrás del sudor puede haber un cambio hormonal, el efecto secundario de una medicación o enfermedades como el hipertiroidismo o la diabetes. Si este es tu caso, una visita al médico de cabecera ayudará a identificar el origen del problema y buscar la mejor solución.

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.